Desde hace mucho tiempo existe la posibilidad de pedir delivery en gran parte del mundo. Sin embargo, la experiencia era bastante tediosa y requería de una larga charla telefónica entre el cliente y el restaurante. Ya que, se debía hacer una selección, explicar los detalles de la comida y luego definir el monto a pagar.